You are here

Viajar a Lisboa con niños

Lisboa, también conocida como la ciudad de las siete colinas, es una ciudad preciosa situada en la desembocadura del río Tajo. Su apodo ya os debe dar una pista sobre las subidas y bajadas que vais a encontrar, pero también sobre las fantásticas vistas de las que disfrutar. Os contamos más sobre nuestra estancia de 3 días en esta preciosa ciudad con nuestros niños de 5 y 3 años. ¡Toda una aventura!

Viajar con niños a Lisboa

Queremos empezar nuestro relato con algunos consejos sobre cómo llegar a la ciudad desde el aeropuerto y cómo moverse por la ciudad.


Cómo llegar a Lisboa con niños

Nosotros llegamos desde Valencia cómodamente con la aerolínea TAP. Para llegar a la ciudad hay varias opciones. Nosotros optamos por el metro, ya que nos dejaba a unos pasos de nuestro alojamiento. La estación de metro está en el mismo aeropuerto. Tardamos alrededor de 35 minutos en llegar a nuestro destino.

Aeropuerto de Lisboa

También podéis optar por coger un taxi (no tienen sillas para los niños!) o un autobús que se llama Aerobus.

El taxi es una opción bastante económica. Si quieres evitar estafas, puedes comprar un taxi voucher por 16€ en el aeropuerto con el que puedes pagar el taxi. Es un viaje de unos 20-30 minutos desde el aeropuerto hasta la ciudad.

Vistas a Lisboa

El Aerobus sale casa 20 minutos desde el aeropuerto hacía la ciudad. Un ticket cuesta 3.50€ por persona, niños de 4 a 10 años pagan 2€. Mira en su página si sus paradas os quedan cerca del alojamiento.

Tarjeta de Trasporte Público

Para el transporte público es recomendable comprar una tarjeta Viva Viagem, también llamado tarjeta 7 colinas. Se puede comprar en cualquier estación de metro en taquilla o en una de las máquinas. Hay instrucciones en español.

Tren en LisboaMetro de Lisboa

Tenéis que comprar una tarjeta por persona y cargarlo con dinero (en la misma máquina, esta modalidad se llama zapping) para poder viajar. Nosotros la cargamos con 5€ que nos duraba más o menos un día.

Cuando ya no tienes crédito, puedes volver a cargarla, así que no la tires. La tarjeta es válida para metro, bus, tranvía y tren (para ir por ejemplo a Sintra) y cada vez que la usas te descuenta el viaje (que suele ser 1,50€).


Cómo moverse por Lisboa

Justamente debido al desnivel, Lisboa no se puede recorrer fácilmente con carro de bebé, pero la ciudad está dotado de elevadores, tranvías, tuc-tucs y autobuses para salvar desniveles. Aún así, es conveniente llevar una mochila porta-bebé si viajáis con peques.

Nosotros optamos por el transporte público como medio de transporte. Con la aplicación citymapper es fácil planificar el trayecto. Hay que tener en cuenta que los desplazamientos cuestan tiempo, sobre todo para llegar desde el centro a lugares como Belem o Parque de las Naciones.

Si visitáis Lisboa con niños es casi obligatorio usar las famosas tranvías. Sobre todo la línea 28 es toda una aventura.

Tranvía en LisboaCon niños en el tranvía de Lisboa

Nosotros la usamos para llegar al barrio Alfama y sí vimos carteristas así que atentos! Otro inconveniente es que su horario no es muy fiable y que muchas veces va muy lleno. Aún así, pensamos que es una experiencia que no se debe de perder. Podéis pagar con la tarjeta Viva Viagem.

Los elevadores (como furniculares) de Lisboa son un buen medio para salvar los desniveles de la ciudad. Nosotros usamos por ejemplo el elevador da Glória para bajar a la plaza de los Restauradores. Se paga con la tarjeta Viagem.

Elevador de Santa Justa

El elevador más famosa es la de Santa Justa (este sí es como un ascensor): una impresionante torre de de acero que conecta el barrio de la Baixa con el barrio del Chiado. Las vistas desde arriba con muy bonitas. Si no queréis hacer la cola (y pagar la entrada) podéis acceder al mismo desde el Convento do Carmo.

Vistas al Convento do Carmo

También podéis optar por hacer un tour en tuc tuc, muy de moda en Lisboa. De hecho se ven por todas partes!


Dónde Alojarse en Lisboa con niños

Nosotros nos alojamos en un apartamento fantástico! Ya que éramos 7 en esta viaje (se apuntaron los abuelos y la tía), optamos por un apartamento con 3 habitaciones. La misma empresa también tenía apartamentos más pequeños.

Alojamiento Lisboa con niños

Si os lo podéis permitir, os recomiendo este alojamiento de toda corazón. Está bien situado en el barrio céntrico Chiado, está limpio, bien equipado (microondas, secadora, lavadora, etc) y la atención fue muy buena y en español. Quedamos encantados. Se llama Chiado Appartments y tienen apartamentos en diferentes edificios. 

Cocina del apartamento en Lisboa

La verdad es que hay muchas opciones para alojarse en Lisboa! Paseando, encontramos el Martinhotel, un hotel pensado para las familias con una zona para niños impresionante (entramos para verlo ya que nos llamó la atención).


Para orientarse: Barrios de Lisboa

Lisboa está dividido en varios barrios. Los más importantes son:

  • La Baixa: el barrio más céntrico, el corazón de Lisboa. Aquí encontráis muchos comercios, pero también la famosa Plaza del Comercio y el Elevador de Santa Justa. 
  • Chiado: Suelen comparar el barrio de Chiado con Montmartre. La verdad es que es un barrio muy vivo y elegante con mucho encanto. En la foto podéis ver las vistas que teníamos al barrio desde nuestro apartamento.

    Barrio de Chiado en Lisboa

  • El Barrio Alto: aquí vais a encontrar muchos restaurantes, oubs y por la noche mucha marcha. 
  • Alfama es uno de los barrios más tradicionales y la cuna del fado. Es el barrio más famoso de Lisboa, que con sus calles estrechas y restaurantes y tascas tiene mucho encanto. 
  • En Belém, pegado al río Tajo, vais a encontrar monumentos importantes como la Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos o el Monumento a los Descubridores. Así que no os vayáis de Lisboa sin pasaros por este barrio. 
  • El Parque de las Naciones es una zona muy moderna que fue creado para la Expo de 98, aquí está por ejemplo el Oceanario, una visita interesante para hacer con niños.

¿Qué ver con niños en Lisboa?

Como hemos dicho, Lisboa en una ciudad con mucho desnivel, así que los niños pueden cansarse un poco, sobre todo si aún son pequeños. Por suerte hay muchas plazas y terrazas donde pueden correr o descansar un poco antes de continuar.

Descansando en Lisboa

Nosotros visitamos varios sitios, optando por hacer una excursión un poco más larga por la mañana, comer fuera, volver al apartamento para descansar y hacer algo cerca del apartamento por la tarde.

Día 1: Miradouro de São Pedro de Alcântara

Ya que llegamos por la tarde, optamos por disfrutar de las vistas sobre la ciudad desde el Miradouro de São Pedro de Alcântara.

Vistas al Castillo de San Jorge

Desde este punto se puede ver el barrio la Baixa y el castillo de San Jorge. Había un muy buen ambiente con músicos y un pequeño mercadito. Encontraréis los músicos por todas partes, una buena distracción para los peques.

Músicos en Lisboa

Luego dimos un paseo por la famosa Rua Garrett y encontramos una plaza tipo patio con tres restaurantes (Rua Garrett 19). Cenamos en el restaurante Aprazivel, que nos gustó bastante. A la hora de comer hay que tener en cuenta que el horario es un poco diferente que en España. Los portugueses comen y cenan un poco antes. Así que conviene comer a la 13:00 y cenar sobre las 20:00.


Día 2: Parque de las Naciones, Oceanário, Alfama


Parque de las Naciones

El Parque de las Naciones (Parque das Nações) es el lugar donde se celebró la expo del 98. Llegamos con el metro a la Estación de Oriente, diseñado por Calatrava.

Parque de las Naciones en Lisboa

Desde aquí es un paseo corto hasta el Parque de las Naciones, al lado del río Tajo. Muy llano y por lo tanto apto para el carro de bebé. Hay varios edificios chulos (si os gusta la arquitectura) como el Pabellón de Portugal ediseñado por el arquitecto portugués Álvaro Siza Viera.

Teleférico de Lisboa

También encontráis aquí un teleférico para disfrutar del parque a vista de pájaro (y no es caro!), el Oceanário, una de los acuarios más grandes de Europa (el Ocaenagráfico de Valencia es el más grande) y el Pabellón del conocimiento (Pavilhão do Conhecimento) que es un museo de ciencia interactivo, también divertido para los niños.

Oceanario

Ya que marcaba lluvia, íbamos al Oceanário. Para evitar colas es interesante comprar las entradas online.

Entrada del Oceanario de LIsboa

Se accede al edificio (que está en medio de un lago) por unas pasarelas. El edificio tiene dos plantas y todo gira alrededor de un gran acuario central con tiburones, mantas y peces de todo tipo, la verdad es que era impresionante. Si seguís las flechas iréis visitando las especies marinas de los diferentes océanos.

Oceanario con niños

Un inconveniente para nosotros era la cantidad de gente que había y el hecho que el acuario es muy oscuro. Esto por un lado nos permite ver mejor a los peces, pero por otro lado es fácil perder de vista a los niños. Personalmente nos ha gustado más el Oceanográfico de Valencia.

Oceanario de Lisboa

Después de la visita, comimos cerca en un bar pequeño que se llama Azul Profundo que tenía platos económicos y ricos (como arroz con pulpo). Antes de volver al apartamento, los niños jugaron un poco con la mascota de la Expo, que da mucho de sí.

Mascota de la Expo en Lisboa

El Barrio Alfama

Por la tarde subimos al tranvía 28 para explorar un poco el barrio de Alfama. Bajamos en otro mirador precioso: Portas do Sol, con vistas sobre el barrio Alfama.

Mirador Porta do Sol en Lisboa

Subimos a pie al Castillo de San Jorge, pero en esta ocasión no entramos. Si tenéis tiempo, vale la pena hacerlo. Además, si indicáis que vais con niños, muchas veces os dejan saltar la cola. Si no tenéis tiempo o ganas, vale la pena perderos por las calles estrechas y empinadas de este barrio.

Músico en el Barrio de Alfama

A nosotros se nos hizo un poco tarde. Cenamos en el famoso restaurante Chapito (conviene reservar), que tiene una agradable terraza con vistas bonitas sobre la ciudad y comida rica.

Día 3: Belém, Barrio Baixa, Elevador Santa Justa, Covento do Carmo


Barrio Belém

Belém es otro barrio atractivo (y llano) de Lisboa. Llegamos con el bus, que nos dejó al lado del Monasterio de los Jerónimos, un edificio impresionante. Muy cerca también está la famosa pastelería Pastéis de Belem. Si llegáis a Belém sin haber probado el famoso pastelito con crema vale la pena acercarse!

Monasterio en Lisboa

Hay que tener en cuenta que para acceder al paseo al lado del río, hay que cruzar las vías del tren por túnel o puente. Antes de cruzar, nosotros disfrutamos primero un rato en los jardines, que con sus fuentes y áreas de césped son atractivos para los niños.

Parque en el barrio de Belem

En el Jardín Vasco da Gama encontramos una zona infantil. Er primero que vimos! Los niños disfrutaron de lo lindo.

Parque Infantil en Belem

Una vez cruzado las vías, el Monumento de los Descubrimientos impresiona. Este monumento es un homenaje a los exploradores de Portugal. Se puede acceder para subir al mirador a lo alto del monumento.

Monumento de los Descubridores en Lisboa

Paseando un poco más, se llega a la Torre de Belém, construido para proteger la ciudad de los ataques provenientes del Mar.

Torre de Belém

Nosotros comimos pronto en A Margem, una terraza agradable con vistas al Tajo.

Restaurante A Margem


Barrio la Baixa

Por la tarde, bajamos con el Elevador da Gloria a la Plaza de los Restauradores. Desde aquí, podéis hacer un agradable paseo hasta la Plazas do Comercio. Las plazas son impresionantes!

PLaza de los restauradores en Lisboa

En este barrio también se encuentra el elevador de Santa Justa, que como ya hemos dicho es una impresionante torre de acero que conecta el barrio de la Baixa con el barrio del Chiado.

Elevador de Santa Justa en Lisboa

Las vistas desde arriba son muy bonitas. Si no queréis hacer la cola (y pagar la entrada) podéis acceder al mismo desde el Convento do Carmo, que es lo que hicimos nosotros.

Vistas desde el elevador de Santa Justa

Nuestra visita a Lisboa acabó con un paseo por el barrio Alto, que es famoso por sus bares y restaurantes.

A las afueras de la ciudad

Alrederoes de Lisboa

Si disponéis de más días, os recomendamos una visita a Sintra. Se llega fácilmente en tren desde Lisboa. En este artículo os damos un poco más de información.

Itinerario 3 días en Lisboa con niños:

Día 1: Llegada. Miradouro de São Pedro de Alcântara
Día 2: Por la mañana: Parque de las Naciones donde podéis visitar por ejemplo el Oceanário. Por la tarde: Explorar el barrio de Alfama.
Día 3: Por la mañana descubrir los monumentos en el barrio de Belém. Por la tarde visitar el Barrio Baixa, donde está el Elevador Santa Justa, Convento do Carmo.
Día 4: Salida (o visita a los alrededores si tenéis un día más)

Os dejamos con un video resumen de nuestro viaje a Lisboa: 

Sobre el autor

Menudos viajeros's picture

Menudos viajeros

Somos Menudos Viajeros! Una familia con un papá español y una mamá holandesa y dos niños (5 y 3 años) dispuestos a comerse el mundo.

Opiniones

Déjanos tu opinión