You are here

Excursión al Puntal Dels Llops en Olocau con niños

Si estás buscando una ruta para hacer con niños cerca de Valencia, no busques más. La ruta que nos lleva al Poblado Ibérico del Puntal dels Llops es una ruta muy interesante para hacer con niños.

Senderismo con niños: Poblado Ibérico Puntals dels Llops

La ruta empieza en Olocau, a las afueras del pueblos donde está el cementerio. Aquí puedes aparcar el coche, una señal indica el comienzo de la ruta.

Comienzo de la ruta Puntal Dels Llops

La ruta en si no tiene mucho misterio ni perdida, hay que seguir las flechas en todo momento. Es una ruta que sube en todo momento, aunque no se hace pesado ya que hay muchas cosas para ver y explorar.

Senderismo con niños: Puntals dels Llops

Hay paneles a lo largo de la ruta que explican sobre la flora y fauna de la montaña. Nuestra hija Daila (5 años) se divirtió haciendo fotos a todas las flores y plantas que le parecían bonitas (que eran muchos) y aunque el peque iba bastantes veces en brazos (tiene 2,5 años) también ha subió una buena parte de la ruta a pie.

Carteles que explican sobre la flora y fauna

Una vez arriba, puedes entrar en lo que era el poblado ibérico y tienes unas vistas espectaculares sobre el Camp de Turia.

Poblado Ibérico Puntal dels Llops

El poblado estuvo habitado desde finales del Siglo V a.C. hasta principios del siglo 11 a.C. Fue la residencia de un aristócrata ecuestre y unas 30 personas más. Los niños se lo pasaron en grande imaginando lo que había en cada estancia.

Puntal Dels Llops con niños

Qué hay que tener en cuenta:

  • Es una ruta lineal que se puede hacer en unas dos horas (teniendo en cuenta el ritmo de un niño de 5 años).
  • No es apto para carros
  • El camino es rocoso, se recomiendo llevar buen calzado

Si luego queréis comer, el restaurante L´Arquet en Olocau sirve buenas comidas. Hay un pequeño parque infantil enfrente. 

Sobre el autor

Menudos viajeros's picture

Menudos viajeros

Somos Menudos Viajeros! Una familia con un papá español y una mamá holandesa y dos niños (6 y 4 años) dispuestos a comerse el mundo.

Opiniones

Déjanos tu opinión